1. Una vez iniciada la Subasta de una pieza o cuadro con sólo levantar la paleta representará una puja. Quien ofrezca el monto más alto reconocido por el Subastador será el comprador.

 

2. El precio base de las piezas y cuadros es inferior al precio estimado.

 

3. Cada oferta representará una cifra incrementada respecto a la postura anterior equivalente a la cantidad que el Subastador determine a viva voz a su entera discreción.

 

4. La pieza o cuadro pasará al comprador una vez que el Subastador haya anunciado que la misma ha sido adjudicada. El comprador debe revisar cuidadosamente la pieza adquirida antes de retirarla.

 

5. El comprador asumirá en el acto todo riesgo y responsabilidad sobre la pieza o cuadro y deberá pagar el total de la compra, quedando entendido que ha adquirido un compromiso legal, forzoso e intransferible.

 

6. Todos los artículos deberán ser cancelados en su totalidad después de la Subasta. Los mismos deberán ser retirados en el evento.

 

7. La persona que no desee llevarse el cuadro esa noche podrá retirarlo al día siguiente de 9:30 a.m. a 12:00 m.d. en el Hotel Marriott.

 

8. La persona que necesite de un transporte especial deberá solicitarlo y cancelarlo esa noche.

 

9. Si alguien desea comprar un artículo que no fue adjudicado, después de finalizada la Subasta deberá acercarse a las socias encargadas de la Fundación San Felipe. El artículo mantendrá su precio base.

 

10. Las piezas a subastar estarán en exhibición horas antes de iniciarse el evento. Las Socias de la Fundación San Felipe estarán a su disposición para ofrecerle información de la pieza que sea de su interés.

 

11. Las piezas se subastan en el estado en que se encuentren y no se aceptarán reclamos sobre daños, restauraciones o desperfectos de las mismas. No se harán devoluciones de dinero, ni se aceptarán devoluciones de obras.

 

12. Si el comprador deja de cumplir con cualquiera de estas condiciones la Fundación San Felipe puede además hacer valer todos los recursos que contempla la ley, incluyendo el derecho a declarar a dicho comprador moroso con obligación de responder por el precio de compra, reteniendo por daños y perjuicios cualquier pago realizado por el comprador.